Monday, April 02, 2007

El tiempo todo lo pudre


Hoy apresuré mi paso al dirigirme a la avenida principal, observé a mi alrededor, de pronto de la nada apareió un niño que sostenía en su mano un trapo arrugado , un perro era su compañía y al acercarme a la esquina, observé su mano izquierda sangrando y el perro gustoso lamía.

Cuanado crucé la avenida, volví la mirada atrás y había un cerdo con las vísceras de fuera, sorprendida regresé la mirada y otra vez el niño, pero esta vez tenía un gestón burlón, irónico; se me acercó poco a poco y me susuró:


- El tiempo todo lo pudre- se alejó y colocó en mi mano el trapo.


Me le quedé viendo a ese pedazo de tela nauseabundo y lo extendí con cuidado, en él había una mariposa muerta con sus alas rotas, vi el reloj, era tiempo de marcharme, y cuando quise tomar mi bolsa, !ohh Dios¡ no tenía brazo.


Regresé la mirada al niño que tenía por compañía su puerco cuyas tripas tenía de fuera y esté no dejaba de mirar hacia el vacío.


Claudia

2 comments:

rosa said...

muy , muy bueno Claudia, la idea y los acontecimientos son impactantes y extraños (geniales), sólo busca palabras un poco más expresivas y el final me deja con alguna que otra duda, pero eso ya es mas personal...

Roberto A. J. said...

muy corto, interezante concepto...